Eva Cazalla, premiada en el certamen “Mejor Docente del Año”

Eva Cazalla web

“Siempre he pensado que los docentes no solo educamos con nuestras palabras sino que nuestras acciones y obras pueden marcar la vida de nuestros alumnos para siempre”. Y quizá sea esta idea la que ha llevado a Eva Cazalla, profesora del colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca, a ser premiada en el certamen “Mejor Docente del Año” en la categoría ESO-Bachillerato. Para Eva, la educación es “una forma de vida en la que pongo mi talento y mi corazón al servicio de mis alumnos”.

Esta distinción, otorgada por Educa Abanca, ha supuesto un sentimiento de emoción muy grande ya que fueron sus propios alumnos los responsables de presentar su candidatura: “por eso, quiero dedicar este premio a cada uno de ellos porque me ayudan a ser mejor docente y mejor persona cada día. En estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, recibir tanto cariño me invita a renovar mi compromiso e ilusión por facilitar el aprendizaje de mis alumnos y acompañarlos cada día desde la cercanía”, explica Eva.

La educación como camino para lograr un mundo más justo y más humano supone el eje principal de su trabajo diario. Está convencida de que los alumnos lograrán mejorar el planeta “porque son el presente, y solo necesitan que los profesores les demos la oportunidad de ponerse manos a la obra”. Eva Cazalla trabaja en las aulas con metodologías Design for Change y aprendizaje-servicio. Actualmente está desarrollando, junto a sus compañeros, el proyecto Ubuntu sobre sostenibilidad con alumnos de 3º de ESO del colegio teresiano de Salamanca, una labor compartida con el colegio Sant Josep Teresiànes Gràcia desde la asignatura de Geografía e Historia.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Educadora teresiana

Para Eva, ser educadora teresiana supone asumir dos grandes retos: “uno es estar en constante formación y aprendizaje para ofrecer una educación de calidad, y otro es determinarnos a una apuesta radical por el cuidado de la vida”. Considera que el educador al estilo de Teresa y Enrique tiene que estar acostumbrado a conseguir un autoconocimiento, “para después generar redes de encuentro y, finalmente, vivir con humildad poniendo todo lo que somos al servicio de los otros”. Vivir la docencia como “proyecto de vida y de encuentro con Dios” es un acicate para seguir aprendiendo y creciendo.

¡Enhorabuena, Eva!

#unidos #units #bateratu #ApS 

 

 

TOP